miércoles, 15 de febrero de 2012

MATERIAS PRIMAS


Mantecas

El aceite de Palma se usa por su característica de dar cuerpo al jabón, haciéndolo más duro y con un tacto más untuoso. Es un aceite relativamente barato y produce una espuma muy cremosa. Se  suele usar de un 10 a un 30%.




La Manteca de Cacao proporciona suavidad, emoliencia, dureza y cremosidad en la espuma. Además, aunque también la
hay desodorizada, proporciona muy buen aroma a chocolate. Es muy duro y tiene un punto de fusión bastante alto. Se usa de un 5 a un 15% preferiblemente.





El aceite de Coco  tiene como  principal particularidad  la cantidad de espuma que produce y su enorme limpieza. Tanto es así que, un jabón sólo de coco, puede resultar demasiado limpiador y producir sequedad en la piel. Proporciona además bastante dureza al jabón lo cual lo hace un buen complemento para el aceite de oliva. Se suele usar de un 10 a un 30% como máximo.




Los productos cosméticos que contienen Cera de Abejas suavizan, calman y reparan al mismo tiempo que previene el envejecimiento cutáneo. Actualmente no se ha podido desarrollar un producto sintético que tenga todas las propiedades de la cera de abejas.
Para los que elaboramos jabón, además de darle una gran dureza, entre sus beneficios está el poder que tiene la cera de no volverse rancio, poder que es transferido a los jabones.



La Manteca de Karité no tiene linoléico ni linolénico en cantidades apreciables, pero sí vitaminas y oligoelementos. Además también está de moda. Tiene gran cantidad de ácido esteárico y es por eso que se presenta en forma de manteca, en estado semisólido. Proporciona cremosidad en la espuma y bastante suavidad. Se usa una proporción máxima de un 10 %.



Aceites Regeneradores


Las propiedades, únicas, del aceite de Rosa Mosqueta se descubrieron durante un estudio que se llevó a cabo en la Facultad de Química y Farmacología de la Universidad de Concepción en Chile. Este estudio se basó en las propiedades cicatrizantes del aceite de Rosa Mosqueta, se realizó en 200 pacientes con cicatrices debidas a cirugías, quemaduras y otras afecciones que provocaban el envejecimiento prematuro de la piel. Asombrosamente, la aplicación continuada de este aceite atenuó de manera efectiva cicatrices y arrugas, y contribuyó a rejuvenecer la piel.
Aceite de Rosa Mosqueta puro:
El 95% son ácidos grasos considerados esenciales: pálmico,esteárico, linolénico, linoleico y oleico. Vitamina C, ácido retinoico, carotinoides, flavonoides, pectinas, polifenoles y riboflavina.
Sus beneficios son el resultado de su alto contenido en ácidos grasos esenciales poliinsaturados: Linoleico 44-49% y linolénico 28-34%, que están directamente relacionados con la síntesis del colágeno. Estos ácidos son sustancias nobles, indispensables para zonas donde existen altos índices de proliferación de células nuevas, como es el rostro.



El aceite de Argán puro es una verdadera joya para el cuidado de la cara, del pelo, de las uñas y del cuerpo. Es un aceite único, cuya eficacia, avalada por siglos de tradición, está siendo en la actualidad corroborada por la investigación científica.

El aceite de argán está compuesto hasta en un 80% de ácidos grasos esenciales, AGE:  ácido oleico (45%), ácido linoleico o vitamina F (35 %), ácido alfa-linolénico (15 %), ácido gamma-linolénico (3 %), ácido araquidónico (1%); contiene grandes cantidades de tocoferoles o vitamina E (unos 700 mg/kg), casi tres veces más que el aceite de oliva por ejemplo, carotenoides de los que un 50% son betacarotenos, precursores de la vitamina A, fitoesteroles (D-7steroles) -que raramente se encuentran en los aceites vegetales- y esqualeno.


En la actualidad la presencia de estos esteroles en el aceite de argán ha suscitado el interés de médicos e investigadores, en particular, el escotenol (48%) y el espinasterol (44%). No se conoce, de momento, ningún otro aceite vegetal que presente tal concentración de esteroles distintos.


Por otra parte, el aceite de argán es rico en esqualeno (320 mg/litro), cuya concentración suele ser débil en el reino vegetal. Si lo comparamos con el aceite de oliva, de almendra o de colza, el aceite de argán tiene la más alta concentración de ácidos grasos esenciales y ácidos linoleicos en asociación natural. Los ácidos grasos insaturados esenciales, es decir aquellos  que el organismo no puede sintetizar por sí solo y deben obtenerse de un aporte externo (dieta o cosméticos), son nutrientes vitales que están involucrados en procesos fisiológicos y bioquímicos relacionados con la regeneración de tejidos. Desarrollan, pues, un papel importante para atenuar las cicatrices, las arrugas y aportar a la piel tersura y suavidad. 


Tiene un tenor de tocoferoles, como se ha dicho, mucho más elevado que el aceite de oliva (aceite de argán 620 mg/litro, aceite de oliva 320 mg/litro). Se creía hasta hace poco que los alfa-tocoferoles (75 mg/litro) eran la forma más activa de vitamina E. Sin embargo, estudios más recientes han puesto de manifiesto la importancia biológica del gamma-tocoferol, predominante en el aceite de argán (75%). El gamma-tocoferol es un antioxidante mucho más eficaz que el alfa-tocoferol. Esto explica sus buenos resultados en la lucha contra la oxidación y los radicales libres, causa directa de la falta de elasticidad de la piel y la consiguiente aparición de arrugas, estrías…. Por otra parte, al oxigenar la piel, el aceite de argán favorece la restauración de la capa hidrolipídica y de las células cutáneas cuyo tenor en nutrientes incrementa considerablemente. Los beneficios son elasticidad, suavidad y luminosidad de la piel. 


En cuidado antiedad, el aceite de argán suaviza la piel, la hidrata y la protege de la sequedad. 


El aceite de argán contrariamente al aceite de rosa mosqueta, por ejemplo, no es comedogénico, es decir que no obstruye los poros. Resulta recomendable por lo tanto incluso para las personas que tienen piel gras y/o acné con resultados muy favorables en la recuperación de marcas o cicatrices residuales de dicha patología, aunque en un primer tiempo y por pura lógica, uno se muestre reacio o dude de la conveniencia de aplicar un aceite en una piel de por sí grasa.


En el masaje corporal, nos permite unir el placer sensual del masaje con el beneficio de la vitamina E, aportando hidratación, nutrientes y suavidad a la piel después del baño o de la ducha. Se recomienda su uso en quemaduras solares e irritaciones cutáneas; el aceite aliviará la sensación de ardor, picor, quemazón y tirantez. 


Por si todas esta aplicaciones fueran pocas, también se usa para uñas quebradizas o abiertas en capas. Las fortalece y protege de las agresiones externas. En tratamiento capilar, le dará brillo y resistencia al cabello seco, apagado y quebradizo. Eso se debe a su contenido en lupeol, que favorece la generación de queratinocitos, células que producen la queratina, principal componente de  epidermis, uñas y cabello. 




El Aceite de JOJOBA

Aceite de Jojoba y el Cabello
Los indios americanos, atribuyéndole propiedades mágicas, utilizaban la Jojoba como restaurador y acondicionador del cabello, alimento, medicina e incluso como protector de la piel frente a las fuertes radiaciones solares del desierto.
En realidad el aceite de la semilla de jojoba no es una grasa sino una cera líquida, biodegradable y no tóxica. Se obtiene mediante prensado en frío de sus semillas y tiene una composición total de96% en ceramidas.
Esta composición tan alta en ceramidas es la que provoca su extraordinario estabilidad frente al calor y la oxidación, evitando que se altere con el paso del tiempo y ayudando a mantener íntegras todas sus propiedades.
El Aceite de Jojoba no se pone rancio con el tiempo, por lo que se convierte en un excelente aceite sustitutivo de los aceites vegetales ordinarios y se posiciona en condiciones excepcionales para ser usado en alimentos y cosméticos, en industrias de lubricantes, perfumería, carburantes, ceras, plásticos etc.
La estructura molecular del Aceite de Jojoba es limpia y prácticamente libre de impurezas, además a diferencia de otros aceites, la jojoba no presenta un tacto untuoso y graso; la piel queda suave, tersa e hidratada tras un uso regular.

Debido a su capacidad de mezclarse con la grasa, el aceite de jojoba ayuda a disolver y desplazar el sebum que obstaculiza el folículo, dejándolo libre para reanudar su normal funcionamiento siempre y cuando no haya sido destruido todavía.
El Aceite de Jojoba está indicado para los problemas de la piel tanto por sequedad extrema como por desequilibrios de sebum.
El Aceite de Jojoba es una cera que actúa directamente contra el envejecimiento, hidrata las pieles secas, nutre el cabello y evita la acumulación del sebum. La aplicación habitual del aceite de jojoba facilita los procesos de regeneración celular y aumenta tanto la elasticidad como la suavidad y firmeza de la piel.
Además de su alto contenido en ceramidas, también está presente en el Aceite de Jojoba la vitamina E, que actúa como antioxidante y protege a la piel de los radicales libres.

EL ACEITE DE OLIVA
El aceite de oliva contiene escualeno que es una hidratante natural.  El sebo es lo que hace que la piel sea grasa y el escualeno tiene la habilidad de regular esta secreción.
Según la dermatóloga Lisa Donofrio, del Colegio de Medicina de la Universidad de Yale, los ácidos grasos del aceite de Oliva son un remedio natural para la dureza de los codos, las manos y cutículas.
El hidroxitirosol, un antioxidante que se encuentra solo en el aceite de oliva, tiene efectos antiinflamatorios que ayudan a mejorar las abrasiones de la piel, los sarpullidos y hasta las quemaduras solares. Además, no es grasoso y no tapa los poros, lo que ayuda a quienes tienen acné.
Los jabones de aceite de oliva así como otros productos de cosmética que usan ese ingrediente, contienen los nutrientes y hidratantes que la piel y el pelo necesita.   La polución, la dieta, la polución ambiental, los medicamentos, la exposición a los rayos ultra violetas, todo afecta a la salud de la piel y del pelo.  Y el aceite de oliva repara estos efectos nocivos.

Es un aceite a priori blando, ya que no se congela hasta bajas temperaturas pero produce un jabón bastante duro. No obstante, al mojarse es un jabón lamioso, sobre todo si tiene un sobreengrasado alto, que tiende a gastarse pronto. Además no produce demasiada espuma pero es un jabón suave que deja la piel mejor que ningún otro. Se suele usar de un 50 a un 100%(jabón de Castilla) en la fórmula.

5 comentarios:

  1. HOLA ME PUEDEN DECIR DONDE PUEDO COMPRA MATERIA PRIMA PARA ELABORAL JABONES DE TOCADOR NECESITO EMBRION DE PATO , ESTROCTO DE CALENDULA, VITAMINA E GLICERINA COLORANTES Y ECENCIAS

    ResponderEliminar
  2. HOLA ME PUEDEN DECIR DONDE PUEDO COMPRA MATERIA PRIMA PARA ELABORAL JABONES DE TOCADOR NECESITO EMBRION DE PATO , ESTROCTO DE CALENDULA, VITAMINA E GLICERINA COLORANTES Y ECENCIAS

    ResponderEliminar
  3. gracias ya me estaba artando de buscar y no encontrar nada

    ResponderEliminar
  4. gracias ya me estaba artando de buscar y no encontrar nada

    ResponderEliminar
  5. VAleria encontraste todo y el proc edimiento

    ResponderEliminar